Al filo

Los controles de acceso inteligentes llevan ya algún tiempo entre nosotros, pero hasta ahora lo normal era que el cerebro de la operación estuviera escondido en otra habitación, desde la cual un controlador gestionaba múltiples puertas con ayuda de muchos metros de cableado customizado. En estas condiciones resultaba muy caro añadir puertas nuevas y actualizar sistemas, y más si tenemos en cuenta que casi todas las piezas del sistema (excepto las tarjetas empleadas para accesos) eran de una marca registrada. En consecuencia, en las instalaciones que se quería actualizar era necesario realizar una “actualización de obra” y cambiar por completo sus sistemas. https://futurelab.assaabloy.com/en/al-filo/